Stan el aye-aye

NOMBRE COMÚNESTADO DE CONSERVACIÓN
 Aye-ayeEn Peligro (EN)
NOMBRE CIENTÍFICOTAMAÑO
 Daubentonia madagascarensis92-104 cm (36-41 in)
famiLIAPESO
Daubentoniidae2 kg (4 lb)
ordeNPROMEDIO DE VIDA
Primates23 años
clasE PERÍODO DE GESTACIÓN
Mammalia166 días
 pOBLACIÓN ALIMENTACIÓN
 Desconocida, pero disminuyendoSe alimentan principalmente de frutas y larvas de insectos.
hÁbitatDISTRIBUCIÓN
La parte mas alta de los árboles en selvas tropicales.La selva tropical que cubre el este de Madagascar.

¿Sabías que...?

1.

Es un animal nocturno y solitario de la familia de los lemures. Durante el día duermen en nidos que hacen con hojas y ramas escondidos entre el denso follaje de los árboles.

 

2.

Poseen unos dientes incisivos en continuo crecimiento (como los roedores) con el que perforan la corteza de los árboles para después acceder a las larvas de insectos que habitan bajo ella.

 

3.

Uno de los dedos de su mano es más fino y alargado que los demás y actúa como un gancho con el cual extraen las larvas de los orificios que crean con sus dientes en los árboles. Además, le sirve para perforar la piel de las frutas y extraer su contenido.

 

4.

Curiosamente, la cualidad de poder extraer larvas de la madera con su dedo le coloca en el nicho ecológico de los pájaros carpinteros.

 

5.

En Madagascar se le considera un animal poseído por espíritus malignos y existe la creencia que si te señala con su extraño dedo morirás al poco tiempo. Ello ha contribuido a su caza que, junto a la destrucción de su hábitat, lo posicionan como una de las especies en peligro de la gran isla.

 

6.

Es el primate nocturno más grande del mundo.

7.

Aunque son animales totalmente solitarios, son muy pacíficos con sus congéneres (menos a la hora de aparearse) y no suele haber disputas territoriales. Los aye-aye marcan su territorio con unas glándulas situadas en mejillas y cuello que desprenden un olor que ahuyenta a los intrusos.

 

8.

Tras su nacimiento, las crías viajan a la espalda de la hembra que cuida de ellos hasta que tienen 13 meses.

 

9.

Para localizar las larvas en los árboles, dan golpecitos con su dedo en la superficie de la madera y, con sus enormes orejas, captan el sonido que rebota (ecolocalización). Así son capaces de distinguir las galerías que hayan trazado las larvas para capturarlas.

 

10.

El aye-aye es el único representante que queda vivo de su género (Daubentonia).

 

11.

Pasan su vida en los árboles y evitan bajar a tierra, donde son mucho más vulnerables.

 

12.

Los aye-aye pueden ser muy agresivos durante el apareamiento, llegando hasta el punto de que un macho puede separar a una hembra de otro macho, atacarle para expulsarlo y ser él el nuevo pretendiente.

Tienda

Amigos

Otros Personajes