Para cualquier animal, obtener una percepción real y precisa del mundo que le rodea se considera algo vital en su día a día, y fundamental para su supervivencia. De manera habitual, esta realidad es relativamente sencilla de percibir e interpretar a través de los sentidos más básicos, como por ejemplo la vista, el oído o el olfato.

Sin embargo, algunos grupos de animales han optado por desarrollar una serie de órganos y sistemas sensoriales mucho más complejos, unos mecanismos adaptados a sus modos de vida los cuales les permiten recibir datos y mensajes extraordinarios, así como tener la capacidad de interpretarlos correctamente. Acompáñame en el presente artículo a descubrir algunos de estos increíbles sistemas y mecanismos con los que los animales son capaces de recibir la información. Pero antes…

¿En qué consiste la percepción?

Básicamente, podríamos definir el concepto de percepción como la apreciación del mundo a través de los sentidos, una apreciación que dependerá de la información captada por los órganos sensoriales y de su interpretación en el cerebro. La percepción es, por tanto, una interpretación dependiente del contexto, y que requiere de una estimulación química o mecánica de las células nerviosas especiales (de los receptores).

La percepción es la apreciación del mundo a través de los sentidos. Por Scott Walsh | Unsplash
La percepción es la apreciación del mundo a través de los sentidos. Por Scott Walsh | Unsplash

En ciertas ocasiones, algunos de los rasgos que se manifiestan en el medio externo sólo pueden ser reconocidos a través de una depurada organización y de una lectura muy compleja de los mensajes que llegan al cerebro. En este sentido, las interpretaciones más arduas de los diferentes estímulos suelen estar asociadas con el desarrollo de elevadas capacidades cognitivas por parte de los individuos, unas capacidades que les permiten examinar y controlar de una manera efectiva el entorno.

Sin embargo, un alto grado de adaptación no requiere siempre de un gran equipamiento sensorial ni de representaciones precisas del medio. Es por ello que los animales, en función del ámbito que dominen, han adaptado (y perfeccionado) una serie de sistemas y órganos sensoriales con el fin de recibir la información de la forma más rápida y eficaz posible. A continuación, nos disponemos a descubrir tres de estos particulares sistemas y fuentes de información, empleados por diferentes grupos y especies animales.

El sistema de la línea lateral

La línea lateral es un órgano sensorial presente en una gran variedad de vertebrados acuáticos. Se trata de una estructura formada por una serie de canales longitudinales que se distribuyen por la parte media de cada uno de los lados del cuerpo, y los cuales marcan una línea continua que es comúnmente visible a simple vista. Es un sistema que está constituido, además, por un conjunto de células receptoras denominadas neuromastos, formados a su vez por un grupo de células ciliadas encargadas de la captación de la información y de la percepción de los movimientos de las aguas.

De esta manera, los animales que poseen este singular órgano son capaces de detectar fácilmente los movimientos, las vibraciones y los cambios que se producen en el flujo del agua, lo que les ayuda a evitar las posibles colisiones y a orientarse durante los desplazamientos. La línea lateral también favorece la localización, de manera precisa, de depredadores, presas u objetos, lográndose en determinadas ocasiones de una forma asombrosa: es el caso, por ejemplo, de algunas de las especies de peces ciegos que habitan en cuevas con escasa visibilidad, los cuales pueden percibir objetos de un tamaño incluso más pequeño que la cabeza de un alfiler. De cualquier manera, cabe destacar que las imágenes más detalladas y precisas se obtienen habitualmente cuando los peces se desplazan a grandes velocidades.

Detalle del órgano de la línea lateral. Por Besjunior | Shutterstock.com
Detalle del órgano de la línea lateral. Por Besjunior | Shutterstock.com

Aunque, en líneas generales, este órgano se comporta y funciona de una manera similar en todos aquellos organismos en los que se encuentra presente, algunos animales han desarrollado sus propias versiones de la línea lateral, como ocurre en el caso de los cefalópodos y en algunas larvas de anfibios.

La detección de los campos eléctricos 

La electrolocación, o electrolocalización, es la capacidad de la que disponen algunas especies animales para la detección eficaz de los diferentes campos eléctricos que aparecen en su entorno, los cuales van a ser utilizados para localizar a otros organismos, comunicarse, ubicar objetos y orientarse en el medio. Es un mecanismo viable únicamente en medios acuáticos, y especialmente en medios marinos, ya que que las propiedades físico-químicas del agua convierten a este líquido en un excelente conductor eléctrico (a diferencia del aire, que actúa como aislante en este caso).

Esta habilidad es empleada de manera frecuente por algunas familias de peces tales como Gymnotidae o Mormyroidea, y es posible gracias al desarrollo de una serie de mecanismos y sistemas sensoriales adaptados.

El pez elefante africano (Mormyroidea) posee la habilidad de generar descargas eléctrica. Por boban_nz | Shutterstock.com
El pez elefante africano (Mormyroidea) posee la habilidad de generar descargas eléctrica. Por boban_nz | Shutterstock.com

Pero, ¿cuáles son estos mecanismos, y cómo se pone en marcha la electrolocación? Estos peces disponen de un conjunto de “generadores eléctricos”, instalados en su cuerpo como si de baterías se trataran; unos generadores que van a producir, de manera repetida, una serie de descargas eléctricas (de entre 1 y 10 voltios) que se expandirán en círculos con el movimiento de los peces, y que cada individuo va a ser capaz de percibir gracias a la presencia de miles de sensores.

Así, y dependiendo de cómo fluya la corriente en los elementos del entorno, los animales van a obtener unas imágenes u otras: las rocas se mostrarán de un color oscuro (tienen propiedades aislantes), mientras que las plantas o los objetos metálicos serán más brillantes al ser mejores conductores. Así, esta diferenciación entre objetos conductores y no conductores permite a los animales la percepción de las distancias y las formas. 

Las imágenes aparecerán como fogonazos, siendo más recurrentes y rápidas a medida que aumente la frecuencia de los pulsos eléctricos. En este sentido, mientras que algunas especies son capaces de generar cientos de descargas por segundo y obtener así una imagen casi continua, otras especies percibirán el mundo de forma intercalada al producir pulsos discontinuos cada varios segundos.

La interpretación de los ecos

La ecolocación, o ecolocalización, es la habilidad que tienen algunos animales para percibir el entorno gracias a la emisión de sonidos específicos y a la posterior interpretación de sus ecos. Se basa en el siguiente principio: cuando los sonidos emitidos impactan contra algún objeto, elemento o animal, retornan en forma de eco hacia el transmisor con una gran cantidad de valiosa información.

Los animales que emplean la ecolocación en su día a día, como los murciélagos o los delfines, suelen recurrir a la emisión de sonidos de alta frecuencia, sonidos excepcionales en la naturaleza con los que se reducen las probabilidades de captar interferencias durante la recepción de los ecos, y poder así interpretar el entorno de una forma más precisa.

Los delfines emplean habitualmente los sistemas de ecolocación. Por Jeremy Bishop | Unsplash
Los delfines emplean habitualmente los sistemas de ecolocación. Por Jeremy Bishop | Unsplash

La ecolocación es un sistema que ofrece muchísima información sobre aquellos elementos que se sitúan en el entorno de los individuos que la utilizan: información sobre el tamaño, el peso, la velocidad, la dirección, etc., considerándose uno de los más importantes y singulares mecanismos de percepción que aplican los animales.

BOOK / $24.95 Zoo Portraits Book | teNeues Zoo Portraits - English Version

A creative animal atlas. Lots of fun for everyone interested in animals and anyone who wants to join the movement to help protect them.

SHOP
CUSHIONS / £28.00–£33.00 Evermade Cushions Size: 45cm x 45cm

Bring a taste of the wild home with you, as each animal presents their own unique character in this rather amusing collection of Zoo Portrait cushions.

SHOP
PRINTS / £35.00–£170.00 Impresiones Evermade 30 X 30 cm / 50 x 50 cm - Optional frame

Printed on Heavyweight 240gsm matt fine art stock. Perfect as a gift or statement for your wall, whether they adorn the home or office they are sure to get people giggling!

SHOP
CARDS & POSTCARDS / £2.50 Postcards by Lagom Now with color backgrounds!

Next time you need to send your wishes to a loved one, you can do it with a Zoo Portrait animal!

SHOP
WRAP / £1.75 Gift wrap - paper by Lagom Colourful gift wrap

This fun and colourful gift wrap design from Zoo Portraits with a Lot of animals. Which one are you?

SHOP
CALENDAR 2020 / 13.99 € Calendario Zoo Portraits 2020 teNeues Grid Calendar - 30 x 30 cm

12 funny Zoo Portraits -• 30 x 30 cm (opened 30 x 60 cm) -• 6-language calendar - Calendar grid includes lunar phases - International public holidays - Shrink-wrapped

SHOP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here