Si nos pusiésemos a enumerar la cantidad de mitos falsos que existen entorno a los dinosaurios no acabaríamos. Desde la creencia que vivían solo en entornos cálidos (vivieron también en zonas heladas), que eran todos enormes (existieron dinosaurios minúsculos), hasta la errónea idea de que su tamaño estaba influenciado porque la gravedad de la tierra era menor en esa era (que era exactamente igual a la actual). La ciencia ficción en el cine y la literatura nos ha llevado a imaginarlos de un modo irreal. En este artículo trataré de resumir las principales creencias falsas sobre estos animales prehistóricos.

¿Están los dinosaurios extintos? ¿Acabó con ellos un meteorito?

Si pensamos en la extinción de los dinosaurios nos viene a la cabeza un gran meteorito que acabó con ellos. En realidad, son varias las teorías sobre cómo las condiciones climáticas de la Tierra variaron bruscamente haciendo desaparecer paulatinamente a aquellas especies incapaces de adaptarse. La reducción de la actividad volcánica y los cambios derivados en la atmósfera, la aparición de los tetrápodos que ocuparon el nicho ecológico de los dinosaurios, la proliferación de especies más pequeñas y el famoso meteorito que impactó en la península de Yucatán son las más conocidas. Se supone que los dinosaurios fueron desapareciendo dada su incapacidad de adaptación a estos cambios en las condiciones de la Tierra, pero no todas sus especies perecieron.

La mayoría de paleontólogos afirman que las aves deben considerarse dinosaurios. Éstas provienen evolutivamente de aquellas especies que consiguieron sobrevivir a la gran extinción masiva del Cretácico-Terciario. Así que podemos nombrar a las aves como dinosaurios aviares, y afirmar inequívocamente que los dinosaurios no aviares sí se extinguieron.

Dinosaurs escaping from a big meteorite crash. By MK photograp55 | Shutterstock.com
Dinosaurios escapando de una gran colisión de meteoritos. Por MK photograp55 | Shutterstock.com

¿Convivieron con los mamíferos? ¿Y con los humanos?

De manera popular, se tiende a pensar que los dinosaurios vivieron todos a la vez en un período de tiempo concreto. La Era Mesozoica (desde hace 251 Ma. hasta hace 65 Ma.) en la escala temporal de la Tierra se divide en tres períodos de tiempo: Triásico, Jurásico y Cretácico. Durante estos períodos los dinosaurios fueron los vertebrados terrestres dominantes de nuestro planeta, evolucionando y cambiando, así que muchísimas de sus especies nunca llegaron a convivir.

Los mamíferos, por su parte, también existieron durante este período. Se han encontrado fósiles de especies, como el Megaconus, que datan de hace 165 Ma. Eran animales extremadamente pequeños, seguramente de hábitos nocturnos, y que al contrario de otro de los mitos extendidos, no se alimentaban de huevos de dinosaurio. El Australopitecos (primer antepasado del ser humano) apareció hace 3,9 Ma, muchísimos millones de años después.

Humanos y dinosaurios. Por iurii | Shutterstock.com
Humanos y dinosaurios. Por iurii | Shutterstock.com

¿Existen dinosaurios marinos y voladores? ¿Estaban en la cima de la cadena alimentaria?

Aunque existieron otros tipos de reptiles de gran y pequeño tamaño con características similares a los dinosaurios, éstos pertenecían a otras familias. Los reptiles voladores (pterosaurios) y los marinos (plesiosauros, pliosauros, ictiosauros,etc.) eran animales que convivieron con los dinosaurios y compartieron la misma fortuna que ellos, pero con características propias y ausentes en estos últimos.

Aunque se piense lo contrario, la gran mayoría de dinosaurios tenían depredadores de estas otras familias. Aquellos de mayor tamaño como el Tyrannosaurus Rex o el Giganotosaurus, sí estaban en la cima de la cadena, pero preferían alimentarse de cadáveres y carroña que cazar a presas vivas.

Dos dinosaurios adultos de la especie Mamenchisaurus escoltan a un joven a través de un río mientras los Pterodactylus buscan presas. Por Catmando | Shutterstock.com
Dos dinosaurios adultos de la especie Mamenchisaurus escoltan a un joven a través de un río mientras los Pterodactylus buscan presas. Por Catmando | Shutterstock.com

¿Los dinosaurios tenían escamas o plumas? ¿Sangre fría o sangre caliente? ¿De qué color eran?

En 1997, con el descubrimiento del Sinosauropteryx, quedó demostrada la existencia de dinosaurios con plumas. Hoy sabemos que, dependiendo de cada especie y su evolución adaptativa, podían tenerlas o no. Así que la imagen del Velociraptor o T-Rex que la mayoría de personas tienen en su mente podría no ser real. En cuanto a la temperatura de la sangre, según los últimos estudios, estos animales no tenían sangre fría como los actuales reptiles (ectotermos), pero tampoco caliente como los mamíferos (endotermos). Estaban en un punto medio como tiburones, tortugas marinas o atunes (mesotermos).

Referente al color, se han encontrado restos de melanina de varios colores en fósiles (blanco, negro y rojo), lo que apunta a que estos grandes animales no eran de tonos verdosos o terrosos como solemos creer, si no que podían lucir otros colores y diversos dibujos sobre su piel como rayas, manchas u otros patrones.

Concepto realista de velociraptor. Por Fred Wierum
Concepto realista de velociraptor. Por Fred Wierum

Mitos sobre especies. T-Rex, velociraptor y brontosaurio.

Películas como Jurassic Park han fijado en nuestro cerebro una imagen muy concreta de lo que un dinosaurio es, pero teniendo en cuenta que en la ciencia ficción, la parte de ficción a veces requiere saltarse la ciencia, son bastantes los errores que cometemos al imaginar a estos animales prehistóricos.

El Tyrannosaurus Rex, por ejemplo, no necesitaba que algo estuviese en movimiento para verlo, y aunque su olfato era muy superior a su mala vista, podía ver a sus presas quietas. Tampoco tenían unas patas delanteras inútiles y tan pequeñas como se suele representar. Aunque eran pequeñas, poseían unos músculos muy fuertes con los que se ayudaban para desgarrar la carne y sujetarse. La especie que sí poseía patas delanteras inútiles era el Carnotaurus. Otro mito sobre este enorme carnívoro es que fue el más grande, pero el descomunal Spinosaurus era bastante mayor. Y si introducimos a otras familias, el Liopleurodón se llevaría la medalla de oro en tamaño de un carnívoro.

En el caso del velociraptor, el gran error, de nuevo asociado a la imagen que se ha proyectado sobre él en el cine, es su tamaño. Estos animales tenían la estatura de un pavo y estaban cubiertos de plumas, lo que les daba, seguramente, un aspecto mucho menos imponente.

Otro caso curioso es el del famoso Brontosaurio, pues se cree que no existió realmente (aunque alguna investigación reciente dice lo contrario). Se trata de una especie que se hizo muy popular y que resultó ser un dinosaurio identificado incorrectamente al poner un cuerpo de Apatosaurus con la cabeza de un Camarasaurus.

¿Podremos algún día clonar a los dinosaurios?

Para poder clonar a un ser vivo se necesita extraer el ADN completo de sus células y tener un óvulo vacío donde introducir estas cadenas de ADN para que se desarrolle. El problema es que el ADN empieza a degradarse en el momento que el animal muere y una vez degradado es imposible su utilización. Esta degradación es inevitable. Por otro lado, nunca se ha encontrado una sola muestra de sangre de dinosaurio. Y para más inri, necesitaríamos una especie capaz de fecundar el óvulo y gestar el embrión resultante, cosa imposible.

Dicho esto, seguramente jamás seremos capaces de clonar a un dinosaurio. Si no podemos hacerlo con un mamut, extinto hace 5.700 años, ¿cómo íbamos a hacerlo con un animal que desapareció hace millones?

GuardarGuardar


Zoo Portraits Shop

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here