En multitud de ocasiones, hemos escuchado aquellas sugerencias que nos indican que, para una persona adulta, lo más recomendable sería dormir una media de 8 horas diarias, con el fin de estar descansado y poder rendir correctamente con nuestras obligaciones cotidianas, ya sean personales, profesionales o académicas. Y es que, poder disfrutar de un adecuado descanso adquiere más importancia de la que pueda parecer en primera instancia, ya que nos proporcionará grandes beneficios y ventajas fisiológicas (y adaptativas) a lo largo del día. Aunque eso sí, es primordial que el descanso esté acompañado de cierta calidad en el sueño, que mejore la efectividad en nuestras acciones.

Para un ser humano, estos datos corresponderían a la teoría, una teoría que sería aplicable en condiciones ideales. Sin embargo, como bien sabemos, llevar la teoría a la práctica cuando las circunstancias no son idóneas, ni constantes, no suele garantizar resultados (y esto ocurre en la naturaleza). Es por ello que no todos los mamíferos requerirán de las mismas horas de sueño, ya que no tienen las mismas necesidades. De esta manera, el tiempo de descanso dependerá de diversos factores, como la dieta o los distintos modos de vida de las especies. En este artículo, vamos a explicar los mecanismos del sueño, cómo afectan en el día a día a las especies y cuáles son los mamíferos que más duermen. Pero antes…

El lémur de cola anillada (Lemur catta) puede dormir un total de 16 horas al día. Por David Havel | Shutterstock.com
El lémur de cola anillada (Lemur catta) puede dormir un total de 16 horas al día. Por David Havel | Shutterstock.com

¿En qué consiste la fase del sueño?

Básicamente, podríamos definir el sueño como una fase de inactividad extrema; una fase que es, a su vez, habitual y adaptativa, y que se encuentra ligada a posturas, lugares, y estados neurales característicos. A lo largo de este período, se logran importantes beneficios fisiológicos, así como un mayor ahorro de energía y una menor exposición a diferentes tipos de riesgos. También, durante la fase del sueño se produce una reducción en la vigilancia, como sucede, por ejemplo, en el caso de los delfines: cada 2 horas, “duerme” uno de sus hemisferios cerebrales, mientras que el otro vigila.

Cuando duermen, los delfines reducen la actividad de un único hemisferio cerebral, mientras que el otro sigue activo. Por Christopher Berthelot | Shutterstock.com
Cuando duermen, los delfines reducen la actividad de un único hemisferio cerebral, mientras que el otro sigue activo. Por Christopher Berthelot | Shutterstock.com

Pero, ¿cuáles son, en concreto, las funciones más determinantes que tiene la fase de sueño? Se han propuesto varias, entre las que se encuentran una función recuperadora y una función protectora. Gracias a la primera, se produce una recarga o reorganización de los procesos fisiológicos o neurológicos del cuerpo, como por ejemplo, la liberación de hormonas durante el sueño. En este caso, cobra importancia la hormona del crecimiento, la cual no se produce durante el día, sino que obtiene un pico máximo de liberación a los 50-60 minutos del comienzo del sueño. También es fundamental la melatonina, una hormona encargada de la regulación del sueño, y que se produce al atardecer.

En cuanto a la función protectora, la inmovilización e inactividad en momentos desfavorables (tanto de día, como de noche) reduciría el riesgo de depredación y el riesgo de sufrir daños mecánicos, además de suponer un significativo ahorro energético. En otro sentido, también se ha considerado la posibilidad de que este período no tenga una función concreta, sino que el origen del sueño sea “histórico”, resultado de la periodicidad entre el día y la noche. Es decir, el sueño se trata de un ritmo.

Los ritmos biológicos que suceden cada día

Un ritmo biológico es una secuencia de eventos que se repite de manera regular a lo largo del tiempo, disponiendo de unas características físicas (período, frecuencia y amplitud) y pudiendo afectar a variables biológicas de cualquier nivel de organización. La mayor parte de los ritmos reconocidos duran aproximadamente un día (entre 22 y 28 horas), y son los denominados ritmos circadianos (los procesos de sueño y vigilia desarrollan ritmos circadianos). Estos ritmos, además de a los procesos de sueño y vigilia, afectan también a otras variables biológicas como la temperatura corporal o la frecuencia cardíaca.

Los ritmos circadianos son considerados ritmos endógenos; es decir, son generados por el propio organismo y no por factores externos o geofísicos (aunque frecuentemente están sincronizados con eventos externos). Los ritmos endógenos afectan a múltiples aspectos ecológicos y fisiológicos (como la acumulación de grasas, los niveles hormonales o la locomoción), y pueden cambiar con las circunstancias ambientales: por ejemplo, dependen de si los animales son silvestres o domésticos, o de si están criados en cautividad.

Los perezosos pueden dormir un total de 20 horas diarias, pero este dato puede variar si cambian las circunstancias ambientales. Por Kleber Varejão Filho
Los perezosos pueden dormir un total de 20 horas diarias, pero este dato puede variar si cambian las circunstancias ambientales. Por Kleber Varejão Filho

También, son ritmos adaptativos, y constituyen ejemplos de homeostasis predictivas que permiten que los animales se anticipen a los cambios: por ejemplo, el inicio del sueño se da entre 5 y 6 horas antes del pico mínimo de la temperatura corporal (entre las 2:00 y las 4:00 horas de la madrugada).

Los relojes internos que regulan el organismo

Como vemos, los ritmos endógenos suponen la presencia de relojes biológicos. Los relojes biológicos son los encargados de coordinar diversas funciones biológicas, como la temperatura corporal o los ciclos del sueño. La serotonina, por ejemplo, es un neurotransmisor que puede actuar como un reloj interno: cuando este reloj realice una correcta coordinación entre diferentes variables biológicas, podremos disfrutar de un profundo sueño y despertar así descansados, ya que determinará y regulará adecuadamente los ciclos de sueño y vigilia.

Para determinar la existencia de un reloj biológico, bastaría con averiguar si los ritmos persisten cuando los animales son trasladados a otras partes del mundo (lo que para nosotros sería sufrir jet lag), o si el período de los ritmos endógenos se desvía, usualmente, de un ritmo “natural” definido por unas condiciones constantes de laboratorio. Además, si existe un reloj interno, los ritmos pueden mostrar una frecuencia no exactamente sincrónica con factores periódicos externos.

La fase REM o el “sueño paradójico”

En mamíferos, el período del sueño consta de varios ciclos, cada uno con cuatro estados, y separados entre sí por una fase REM (rapid eye movements) que suele marcar el fin de cada uno. Durante la fase REM, entra más aire por el orificio nasal derecho, lo que está relacionado con una mayor actividad del hemisferio cerebral izquierdo (al igual que ocurre durante los momentos de mayor actividad durante la vigilia): en otras palabras, la fase REM se asemeja a un período de vigilia (estado del que está despierto). Probablemente, esta fase sea el resultado de la interpretación por parte del cerebro de diferentes actividades y señales, lo que genera una “puesta a punto” del organismo (lo que es un valor adaptativo) activándolo en cierto modo.

Las distintas fases del sueño y el sueño REM
Las distintas fases del sueño y el sueño REM

Además, durante esta fase REM (también conocida como “sueño paradójico”, y que suele durar alrededor de 90-120 minutos por noche), el cerebro envía mensajes contradictorios, como moverse y no moverse, que no terminan de neutralizarse del todo. Así, aunque el cerebro muestra actividad, los músculos (cuello) permanecen relajados, debido a que se inhibe la liberación de ciertos neurotransmisores (inmovilización adaptativa).

¿Cuánto duermen los mamíferos?

En la siguiente tabla, descubrimos los mamíferos más dormilones, así como los que necesitan menos horas de descanso:

SpeciesHours of sleepSpeciesHours of sleep
Perezoso / Murciélago20Erizo /Chimpacé9
Armadillo19Ser humano / Topo8
Koala18Cobaya / Vaca7
Lémur / Tupaia16Tapir / Oveja6
Hámster / Ardilla14Caballo Calderón5
Ratón / Rata / Gato13Okapi / Delfín mular5
Chinchilla / Equidna12Jirafa / Elefante4
Jaguar11Marsopa de Dall / Musaraña0

(Tabla resumen con las horas de sueño de las diferentes especies de mamíferos)

Finalmente, podemos concluir que los depredadores pueden permitirse el lujo de dormir durante más tiempo (los carnívoros disfrutan de más horas de sueño que los herbívoros al sufrir un menor riesgo), y los animales pequeños dormirán también más horas que los animales de mayor tamaño.

Además, los folívoros (los animales que comen hojas) son el grupo que, en general, duerme una mayor cantidad de horas. Mientras, los animales que necesitan comer incesantemente, como las musarañas y los elefantes, duermen durante muy poco tiempo (los elefantes, además, no pueden permitirse el lujo de echarse a dormir debido a su elevado peso).


Zoo Portraits Shop

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here