El saiga (Saiga tatarica) es un antílope de tamaño medio (60 a 80 cm de altura) que habita en las estepas de Asia Central y clasificado por la UICN en “peligro crítico”. Viven principalmente en Kazajistán y Uzbekistán, aunque pueden encontrarse en diversas zonas de Rusia (Kazán), China y Mongolia. Los machos son algo más grandes que las hembras y tienen una cornamenta que mide entre 25 y 30 cm. Poseen una rara cabeza ovalada, aunque la cualidad más significativa de estos antílopes es su nariz en forma de probóscide. Ésta tiene una gran movilidad y las teorías sobre su función apuntan a que el saiga la utiliza para filtrar el polvo del aire durante las épocas más secas y calentar el aire frío que respiran durante el invierno.

Son animales nómadas que se mueven en grandes grupos en busca de pastos. Sus migraciones son estacionales llevándoles de las estepas en verano a zonas desérticas en invierno. En época de celo, cada macho (durante esta época no se alimentan) puede dirigir un grupo de hasta 30 hembras que defiende agresivamente de otros machos. Las peleas entre machos suponen un gran aumento de la mortalidad debido, principalmente, al agotamiento.

Macho de salga en la estepa. Foto por vz maze | Shutterstock.com
Alf (NBC), Watto (Star Wars) y hembra de salga. Foto por Victor Tyakht | Shutterstock.com

La ficción y el saiga.

Este curioso antílope, prácticamente desconocido para la mayoría de personas fuera de las zonas asiáticas donde habita, ha inspirado algunos famosos personajes de ficción. El más conocido de ellos es Alf, un extraterrestre que llegó a la TV en la década de los 80 y supuso horas de diversión para muchas personas. Otro personaje, parecido por su peculiar nariz, es Watto, de una de las entregas de Star Wars, aunque no se haya confirmado la influencia directa como en el caso de Alf.

La caza furtiva. Una preciada cornamenta para la medicina tradicional china.

En la medicina tradicional china, el polvo obtenido de los cuernos del saiga es un remedio muy potente para la cura de enfermedades reumáticas y cardiacas. Para obtenerlo, se sierran los cuernos del animal en otoño y se pulverizan o se cortan en rodajas. La caza desmedida de estos antílopes para obtener este material llevó a la especie, en la década de los 90, a reducirse de más de un millón de ejemplares a tan solo 50.000. Fue en ese momento cuando CITES (Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre) incluyó al saiga dentro de su lista de especies protegidas.

Medicina china creada a partir de cuernos de saiga. M. L. Coghlan et al., PLoS Genetics, 8 (April 2012)
Saiga. Central Asia-EIDPO018-Centre for Wild Animals-Credit N. Singh

Desequilibrio sexual. La ausencia de machos.

Como consecuencia de la caza intensiva de ejemplares machos, la especie presenta un grave desequilibrio sexual. No hay suficientes machos para la cantidad de hembras que existen, lo que frena la recuperación de la especie y se convierte en otro de los principales factores de reducción de su población.

Epidemias. Enfermedades que afectan al saiga.

La introducción de ganado doméstico en los hábitats del saiga y su posterior abandono en algunas zonas, puso en contacto a la especie con enfermedades que han supuesto graves pérdidas para su población. Un ejemplo fue la desaparición de unos 90.000 saigas en Mongolia en 2015, donde una enfermedad transmitida por ovejas y cabras provocó una epidemia.

Además de estas enfermedades, ha habido otras que han mermado en gran medida la población de saigas. Un ejemplo de ello es la bacteria ‘Pasteurella multocida’ según informó la Alianza para la Conservación del Saiga (SCA, en sus siglas en inglés). Esta bacteria habita en el aparato respiratorio de estos animales sin dañarles, pero en 2015 se tornó virulenta causando la muerte a 200.000 ejemplares de la especie en Kazajistán.

Interrupción en su hábitat. Agricultura y ganadería intensiva.

Otro factor importante del declive de esta especie es la destrucción de los hábitats y, sobretodo, de las rutas migratorias de la misma. El abandono agrícola por parte del hombre y el pastoreo en determinadas zonas cubiertas de hierba ha dejado sin alimento a estos animales en sus rutas de migración, y con ello, ha provocado una alta mortalidad de ejemplares.

Depredadores. El lobo frente a una población menguante.

Aunque no suponen un problema tan importante, la disminución radical de ejemplares ha dejado a esta especie expuesta de manera importante ante sus depredadores naturales. Los lobos son los principales cazadores del saiga, aunque otras especies como las águilas, que atacan principalmente a las crías, también suponen una amenaza.

Antílopes saiga. Federal nature reserve Mekletinskii, Russia. Por Victor Tyakht | Shutterstock.com
Caza del saiga en Kazajistán. Foto de www.rferl.org

Evitando su extinción.

El saiga se retiró de la lista de animales de caza, su carne está prohibida al igual que el comercio con sus cuernos. Existen programas de reintroducción de la especie y de protección de la misma, aunque no parecen ser suficiente. Pese a los esfuerzos de las organizaciones internacionales dedicadas a temas de conservación para recuperar la especie, este antílope sigue expuesto a su desaparición debido, principalmente, a la caza furtiva ilegal, a la interrupción de sus rutas migratorias y al contacto con especies de ganado doméstico. Además, la fragmentación de la antigua Unión Soviética supuso un freno a los programas de conservación. Todo ello ha llevado a que la especie haya reducido su población de 1,25 millones de ejemplares en 1970 a 50.000 en la actualidad (la mayoría en Kazajistán).

Sumary
El antílope saiga. Una especie frente a multitud de dramas.
Article Name
El antílope saiga. Una especie frente a multitud de dramas.
Description
El saiga es un antílope de tamaño medioque habita en las estepas de Asia Central y clasificado por la UICN en peligro crítico de extinción.
Author
Publisher
Zoo Portraits
Logo