Camellos con su doble joroba en el valle de Nubra. Por Supritam Basu | Shutterstock.com

Navidad y naturaleza

Las fiestas navideñas están repletas de tradiciones. Algunas (como decorar un árbol) datan de cientos de años atrás; otras (como usar jerseys de lana un poco horteras) son mucho más recientes. Aunque las costumbres difieren de un país a otro, todas tienen una fuerte conexión con la naturaleza.

En el Reino Unido, el petirrojo, el muérdago y el acebo son símbolos de Navidad… ¡por no hablar del pavo en la mesa! En la propia historia de la Navidad, los animales nunca están lejos. El burro de María o los camellos de los Reyes Magos. Y, en una historia navideña más moderna, ¿dónde estaría Papá Noel sin sus renos de confianza?

Historias similares

Si lo piensas, estas son dos historias sobre dependencia humana. No es casualidad que los animales presentados sean camellos y renos. Ambos tienen una historia extremadamente larga de domesticación.

Los humanos de Escandinavia a Siberia han confiado en los renos para la carne, las pieles, los cuernos y el transporte desde la Edad de Bronce.

Lo mismo ocurre con los camellos. Los camellos dromedarios (con una joroba) han sido domesticados en la Península Arábiga y los camellos bactrianos (con dos jorobas) en el interior de Asia desde tiempos antiguos.

Diferentes familias

Los camellos y los renos son grandes especies herbívoras, pero ahí es donde las similitudes terminan! Los camellos pertenecen a la familia de los camélidos, junto con las llamas y alpacas. Los renos, también conocidos como caribú, son cérvidos.

Han evolucionado en condiciones completamente diferentes. Cada especie, a su manera, está altamente adaptada para sobrevivir en un hábitat específico. ¡Veamos cómo!

Terreno difícil

Viajar a través de la arena puede ser agotador, pero no para los camellos. Estos animales tienen “pies especiales” de dos dedos que se extienden cuando tocan el suelo. Esta adaptación asegura que no se hundan en la arena.

Los renos están igualmente bien adaptados con pezuñas cubiertas de piel para protegerlos de la nieve. No sólo eso, sino que sus pezuñas cambian de tamaño durante el año. En invierno, cuando el suelo es duro, son más compactos. Sin embargo, cuando el suelo se ablanda en los meses de verano, ¡sus pezuñas se expanden!

Renos en un entorno natural, Tromso, Northern Norway. Por Dmitry Chulov | Shuttoerstock.com
Los especializados pies de un camello. Por schankz | Shutterstock.com

Temperaturas extremas

Cuando pensamos en camellos, pensamos en el desierto. Y cuando pensamos en el desierto, pensamos en el calor extremo. Sin embargo, han evolucionado para sobrevivir en un rango increíble de temperaturas, de -40°C a +40°C. Sus cejas tupidas protegen sus ojos del sol y cierran las fosas nasales entre respiraciones para mantener el polvo fuera y conservar el agua.

Los renos también tienen narices especialmente adaptadas. En serio… ¡no sólo Rudolph! Tienen una gran cantidad de capilares sanguíneos para mantener sus narices calientes, así como un sistema que calienta el aire al inhalar. No sólo eso, sino que también se condensa el agua del aire expirado antes de exhalarla.

Dietas especiales

El rasgo más característico de un camello es su joroba(s). La joroba de un camello está llena de agua… bueno… ¡no del todo!

Es cierto que los camellos pueden sobrevivir durante largos periodos de tiempo -incluso meses- sin agua, pero sus jorobas en realidad contienen grasa. Ésta se descompone para proveer al camello de energía y agua. Cuando hay agua disponible, beben mucho – ¡hasta 113 litros en cuestión de minutos!

Con la escasez de alimentos, los camellos se han adaptado para comer casi cualquier cosa. Sus labios gruesos y lengua áspera les permiten alimentarse de todo tipo de arbustos del desierto, incluso espinosos. La digestión no es un problema, gracias a sus estómagos especiales con tres cámaras.

Los renos, en ese aspecto, lo tienen aún mejor. Son rumiantes, lo que significa que tienen un estómago de cuatro cámaras. Esto les ayuda a digerir helechos, hierbas y hojas, así como árboles, musgo y líquenes.

En los meses de invierno, tienen que excavar a través de la nieve para encontrar comida. Esto explica por qué los nativos americanos – hablantes de Micmac (Mi’kmaq) – los llamaron el caribú, que significa  ¡quitanieves!

Las patas de un reno en el norte de Finlandia. Por Stepanov Ilya | Shutterstock.com
Summary
Curiosidades sobre animales navideños: Camello vs. Reno
Article Name
Curiosidades sobre animales navideños: Camello vs. Reno
Description
El camello y el reno son grandes especies herbívoras, pero cada uno de ellos está adaptado para sobrevivir en un hábitat específico.
Author
Publisher
Zoo Portraits
Logo