En el reino animal, el tamaño importa. En climas fríos, ser grande ayuda a minimizar la pérdida de calor corporal. Para un depredador grande, el tamaño del cuerpo puede ser la clave para dominar a su presa. Mientras que, para un herbívoro grande, como un bisonte, el tamaño del cuerpo puede ser su mayor defensa. E, incluso dentro de una especie, el tamaño de un individuo a menudo determinará su éxito en encontrar una pareja y reproducirse. Un cuerpo grande conlleva una gran cantidad de ventajas evolutivas. Entonces, ¿por qué algunas especies han reducido su tamaño? ¡Bienvenido al mundo en miniatura de los animales pigmeos!

Tamaño del cuerpo y supervivencia

¿Alguna vez te has parado a pensar por qué los animales son de diferentes tamaños? ¿O cómo los dinosaurios se convirtieron en pequeñas palomas?

Para empezar, necesitamos recordar que el mundo natural no es un surtido de especies individuales, sino una red de vida interconectada. A través de diferentes hábitats, las especies están ligadas a intrincados ecosistemas. La evolución de una especie, por lo tanto, está determinada por una amplia variedad de factores. Desde las condiciones climáticas y la cantidad de recursos hasta la abundancia de especies rivales, de depredadores y de presas. Las plantas y la fauna deben encontrar su nicho ecológico si quieren sobrevivir.

Un claro ejemplo de esto es la regla de Bergmann, que se basa en la simple observación de que las especies más grandes se encuentran en las regiones más frías y las más pequeñas en las más cálidas. La razón de esto es que los animales más grandes tienen una menor relación superficie/volumen que los animales más pequeños, por lo que pierden menos calor corporal. Para animales endotérmicos como la morsa, que vive en el Ártico, esta eficiencia energética es una ventaja esencial. Para algunos reptiles e insectos, que dependen del calor externo para obtener energía y crecimiento, se aplica la regla opuesta.

Curiosamente, estos patrones pueden observarse a lo largo del tiempo, así como en el espacio. Durante la era del Paleógeno (hace 66-23 millones de años) hubo una serie de eventos extremos de calentamiento global, causando un enanismo mamífero generalizado. Algunas especies se redujeron hasta en un 20%.

Grupo de morsas en Prins Karls Forland, Svalbard. Por Lillian Tveit | Shutterstock.com
Grupo de morsas en Prins Karls Forland, Svalbard. Por Lillian Tveit | Shutterstock.com

Comprender el enanismo

En los seres humanos, el enanismo se clasifica, a menudo, como proporcionado o desproporcionado. En el primero, las extremidades y el torso del individuo son inusualmente pequeños, mientras que el segundo sólo afecta el tamaño de las extremidades.

El enanismo puede ocurrir debido a un número de condiciones hormonales o genéticas. Una de las causas más comunes de enanismo desproporcionado es la acondroplasia. Se trata de un trastorno genético autosómico dominante, lo que significa que puede ser transmitido por cualquiera de los dos sexos y que sólo uno de los padres necesita ser portador del gen para que su descendencia se vea afectada.

Otra forma de enanismo, que explica la evolución de los pigmeos (humanos y animales) es el proceso del enanismo insular. Este fenómeno evolutivo conecta el tamaño de un animal con la abundancia (o escasez) relativa de recursos.

En hábitats aislados, como islas, cuevas y oasis desérticos, donde los recursos y el territorio son limitados, hay una ventaja selectiva en ser pequeño. Para los herbívoros, tener menos competidores y depredadores facilitan un mayor empequeñecimiento. Del mismo modo, como la presa es más pequeña, la ventaja selectiva del tamaño en los grandes depredadores también disminuye.

La evidencia de este proceso está en el empequeñecimiento de los dinosaurios o los mamuts, así como de muchas especies que aún existen hoy en día.

Mascotas pigmeas

Estamos obsesionados con los extremos en referencia a los tamaños. Los libros y juguetes para niños están dominados por los grandes mamíferos de África y no faltan los documentales de naturaleza sobre “los mayores depredadores del mundo”. Pero, cuando se trata de mascotas, parece que ocurre lo contrario. Hay una tendencia creciente en la cría de versiones en miniatura de todos los animales domésticos imaginables.

Perros

Cuando uno mira a los carlinos, los corgis y los perros salchicha, es difícil creer que estos perros evolucionaron desde los lobos. El empequeñecimiento en estas especies, caracterizado por el acortamiento de las extremidades debido a un crecimiento óseo inadecuado, es el resultado de la acondroplasia.

Mientras que en la naturaleza este tipo de mutación probablemente plantearía una desventaja, en cautiverio se ha demostrado que es deseable. A lo largo de los siglos, los criadores han “fomentado” selectivamente estas mutaciones, desarrollando perros para satisfacer las necesidades de caza, pastoreo y compañía del ser humano.

Perro Welsh Corgi posando al aire libre. Por Gorodisskij | Shutterstock.com
Perro Welsh Corgi posando al aire libre. Por Gorodisskij | Shutterstock.com

Cabras

Si escribes ‘pigmeo’ en Google, la cabra pigmea es lo primero que encontrarás. ¡En Youtube existen unos 84.900 videos de cabras pigmeas!

Las cabras pigmeas, de apenas 40-60 cm de altura, son originarias de la cabra enana de África Occidental. Fueron traídos a Europa por los británicos durante la época colonial y luego exportadas a los Estados Unidos. Ahora son muy populares debido a su pequeño tamaño, buena naturaleza y resistencia.

Cerdos

Otra obsesión viral de la última década con los animales domésticos es la de los cerdos pigmeos. Probablemente, también los ha visto referidos en inglés como “teacup pigs”. Sin embargo, ésta no es una raza reconocida. La mayoría de los cerdos que se crían como mascotas son, de hecho, cerdos vietnamitas. Aunque son naturalmente más pequeños que otras razas, ‘teacup pig’ o ‘micro pig’ son etiquetas engañosas.

Y es que las fotos que has visto por la red de cerdos enanos son, invariablemente, de lechones y no de adultos. Lo que es más preocupante es que su tamaño anormalmente pequeño es, a menudo, el resultado de una desnutrición deliberada o de la cría de cerdos insalubres y de menor tamaño, una práctica que perpetúa los problemas de salud que estos animales padecen.

Animales pigmeos salvajes

Debido a las presiones selectivas del mundo natural, las especies pigmeas sólo proliferarán en la naturaleza si ser pequeño es ventajoso. A la naturaleza le importa poco lo adorable que seas.

Como he mencionado antes, lo más probable es que esto ocurra en zonas aisladas, a través del proceso de enanismo insular. Aquí están algunos de nuestros pigmeos salvajes favoritos del reino animal.

Elefante pigmeo de Borneo

Los elefantes pigmeos de Borneo son los elefantes más pequeños de Asia, pero un adulto puede pesar hasta 5.000 kg. Son significativamente más grandes que su depredador natural, el tigre de Sumatra, que tiende a cazar sólo crías de elefante. La actividad humana plantea una amenaza mucho mayor, directamente a través de la caza furtiva de marfil, así como indirectamente a través de la deforestación y la agricultura, lo que conduce a la pérdida de su hábitat.

Tití pigmeo

Con un peso de poco más de 100 gramos, el tití pigmeo (Cebuella pygmaea) es el mono más pequeño de la Tierra. Habitan los bosques tropicales de la cuenca occidental del Amazonas y muestran un notable hábito alimenticio. Viven casi exclusivamente de la savia de los árboles de caucho. Hacen cientos de agujeros en la corteza de diferentes árboles con sus afilados dientes y se alimentan de la savia durante muchas horas al día. Otro hecho interesante es que son uno de los pocos primates que pueden dar a luz gemelos no idénticos.

Tití pigmeo - Cebuella Pygmaea. Los monos más pequeños del mundo. Por JuliusKielaitis | Shutterstock.com
Tití pigmeo – Cebuella Pygmaea. Los monos más pequeños del mundo. Por JuliusKielaitis | Shutterstock.com

Brookesia micra

Brookesia micra (en la foto principal) es el nombre latino del camaleón más pequeño de la Tierra. Fue descubierto hace unos 10 años en Nosy Hara, un islote frente a la costa de Madagascar y es otro ejemplo del proceso de enanismo insular. Viven en la basura de hojas en el suelo del bosque durante el día, y se suben a las ramas de los árboles por la noche para dormir. Con una longitud máxima desde el hocico hasta la cola de sólo 29 mm, es casi un milagro que los científicos lograran encontrarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here